IDEAS

Soberanismo

El soberanismo como respuesta a los dos grandes desafíos de las democracias occidentales.

Francois Morgad.- Front Populaire

 

Nuestra independencia energética y nuestra capacidad de luchar contra el fundamentalismo islámico se ven socavadas por una pérdida de soberanía. Sin recuperar nuestras prerrogativas no hay salvación.

 

Los acontecimientos actuales nos muestran la fragilidad de las democracias occidentales que se preocupan por su futuro y cuestionan sus fundamentos. Algunos aceptan esta inevitabilidad, cuyo peso se puede resumir en la famosa cita de Paul Valéry pronunciada después de la Primera Guerra Mundial: “Nosotros, las demás civilizaciones, sabemos ahora que somos mortales. » Por mi parte, si la historia nos enseña que ciertas civilizaciones están muertas, también nos enseña que este resultado desastroso no se debe al azar. No olvido que “el destino triunfa tan pronto como creemos en él” (Simone de Beauvoir), y por tanto que cada uno de nosotros lleva dentro de nuestras posibilidades el futuro de nuestra propia existencia y de nuestro país. Por otro lado, el colosal trabajo de Arnold Toynbee sobre el estudio de las civilizaciones humanas (12 volúmenes escritos entre 1927 y 1972) concluyó que las civilizaciones surgen y crecen en respuesta a un desafío. Una vez afrontado y derrotado este desafío, su poder se marchita y luego se dispersa en diversas corrientes antagónicas, o se diluye gradualmente en otras civilizaciones más resueltas y poderosas. La caída del Muro de Berlín hizo que las democracias occidentales pasaran del desafío que representaban el comunismo y el totalitarismo a la propuesta del liberalismo y las elecciones libres. Entonces vieron cómo el mundo bipolar era sustituido por el mundo multipolar: un nuevo desafío al que todavía no saben cómo responder. Sin embargo, más allá de estos fenómenos históricos, son evidentes dos amenazas permanentes a las democracias: el oscurantismo religioso y la sostenibilidad de su promesa. Las democracias deben responder a estas amenazas o corren el riesgo de desaparecer. Para esta respuesta, el soberanismo se posiciona como una estrategia ideal, incluso esencial. Veamos por qué.

Primera amenaza: la dilución de naciones y pueblos

En su discurso del 11 de marzo de 1882, Ernest Renan vincula la nación a dos realidades que son una: “una alma, un principio espiritual” . Aclara que las nociones de raza, lengua, religión, comunidad de intereses y geografía son catalizadores, no condiciones necesarias.

Centrémonos en la parte europea de Occidente y, más particularmente, en las democracias europeas. Estos fueron ilustrados por la adopción voluntaria de la religión monoteísta, y esto a diferencia de otras civilizaciones como China, India, Indonesia… Formaron parte de un «tiempo flechado» ( ver el libro de Chantal Delsol, La era de la Renuncia – Le Cerf, 2011), donde el sentido de la vida terrena de cada persona está dado por la Salvación. En tales regímenes (república monárquica o realeza), la religión impone a la sociedad la creencia en una Verdad única y absoluta.

El Siglo de las Luces vino a romper este edificio, oponiendo la Verdad transmitida por la fe al mito de las ciencias sustentadas por la razón. Sin duda, el peso del dogma y la obligación de adherirse a los ritos religiosos contribuyeron al rechazo de la religión por considerarla demasiado exigente y decepcionante. El predominio de la razón pronto chocó con dudas legítimas sobre la imposibilidad de la ciencia de hacer felices a los hombres. Así, después de la Verdad, la del mito fue sustituida por la de la creencia. A partir de ahora, cada uno construye su propia creencia, su propio sincretismo, su adhesión superficial a múltiples causas, manteniendo un estrecho vínculo con el mundo que le rodea. Ya no tenemos fe en un tiempo fijo que tiene sentido y del cual es resultado la Salvación final, sino que nos contentamos con una historia sin meta, una historia circular que se repite. Este desarrollo pone fin a la originalidad europea, que se une a la normalidad de civilizaciones inscritas desde su génesis en el rito y la tradición, como las citadas anteriormente.

Se podría creer que esta mutación no entraña ningún riesgo, porque estamos pasando de una civilización a otra, lo que se reduce a la sustitución de un sistema de valores por otro que ha demostrado su estabilidad. Sin embargo, esta observación ignora la amenaza de oscurantismo que pesa sobre las democracias occidentales y, en particular, sobre Francia, que se ha individualizado, «archipelagoizada» (para usar el término del analista Jérôme Fourquet en su libro El archipiélago francés – Seuil, 2018), a diferencia de lo holístico . Sociedades como China y Japón. El rostro contemporáneo de este oscurantismo es el del islamismo, amenaza que es tanto mayor cuanto que se produce en este momento de transición y fragilidad. Un momento de fragilidad para Francia en particular y para los países europeos en general que están directamente expuestos a él.

Las democracias sólo son débiles porque sus líderes así lo desean. La prueba es: cuando hay voluntad y dentro del marco legal vigente, en tiempos excepcionales como los del Covid-19, hemos podido restringir la residencia de una nación entera y cerrar las fronteras. Como dice Édouard Herriot: “Las naciones tienen el destino que se crean a sí mismas. Nada feliz les llega por casualidad. Quienes les sirven son quienes desarrollan su fuerza profunda. » El soberanismo permite al pueblo, que es la fuerza profunda de una nación, elegir su futuro, y sabemos bien que si estuviera en el poder, podría proteger lo que lo convierte en un pueblo unido en una nación. Lo que está en juego es tanto más importante porque lo que está en juego ahora es el futuro de nuestra civilización, que obviamente incluye nuestro propio futuro como hombre o mujer y el de nuestros descendientes.

Segunda amenaza: la dependencia energética

El diagrama relacional entre energías, crecimiento y democracia es el siguiente. Una democracia se mantiene unida por el hecho de que promete traer un futuro mejor a su población (o, en su defecto, un futuro menos peor que otros), como una mejor atención médica, una mejor educación, una mayor protección contra las amenazas… Un contraejemplo emblemático es la reforma de las pensiones. Este proyecto, que no mejora la vida de los ciudadanos, sólo podría adoptarse fuera del verdadero ámbito democrático recurriendo al 49.3. Así, cualquier beneficio genera fácilmente armonía, aunque signifique recurrir a la demagogia. Mientras que una regresión es mucho menos aceptable para el electorado y genera discordia.

Sin embargo, todas estas mejoras o promesas son gastos futuros, y sólo pueden financiarse dentro de una dinámica de crecimiento económico (o de aumento del PIB, aunque este indicador sigue siendo cuestionable por su composición). El PIB está directamente correlacionado con la disponibilidad de recursos energéticos, ya sea producción industrial o simplemente actividades de servicios. Hay que saber que los combustibles fósiles por sí solos representan el 70% de la energía total consumida en Europa en 2021: con el petróleo (34%), el gas (23%) y el carbón (11%). Su cantidad es limitada, son contaminantes (especialmente carbón y petróleo). Hasta aquí las desventajas contemporáneas. En términos de dependencia, incluso de esclavitud, reconozcamos que su abundancia ha permitido el desarrollo de los países industrializados y de los países europeos. Ahora viene el problema de su sustitución, cuya importancia sólo se compara con su nivel en la economía. La dependencia energética de Francia se estima en un 50% (Francia importa casi tanta energía en toneladas equivalentes de petróleo como la propia). Más allá de esta cifra ya preocupante, lo más grave es que la factura de estas importaciones se ha triplicado en 3 años (148 mil millones de euros en 2022 frente a 58 en 2019). Esta dependencia profundiza la ya abismal deuda, que supera los 3 billones de euros. Esta deuda nacional, una esclavitud que generó el colapso de Grecia en 2010 y luego su puesta bajo supervisión de la UE, desafiando la voluntad de los griegos, son los verdaderos pavos de esta farsa. En cuanto al petróleo, la variación de su fiscalidad (impuesto al carbono) o de los precios de los combustibles ha desencadenado movimientos sociales sin precedentes (como los chalecos amarillos) y está en el origen de la aparición de ZFE (Zonas de Bajas Emisiones), que son un símbolo de exclusión. de las clases trabajadoras de las zonas urbanas privilegiadas.

La única alternativa creíble para reducir esta dependencia energética sigue siendo, objetivamente, la energía nuclear. Podemos salpicar la transición energética con energía eólica o fotovoltaica, pero estas energías llamadas “verdes” son demasiado intermitentes y dispares (6) para presentarse como una alternativa creíble. Sin embargo, la energía nuclear sólo puede desarrollarse si el precio del kWh se mantiene estable en el tiempo, dadas las importantes inversiones para la construcción de una central eléctrica. De hecho, en la producción nuclear, el coste del combustible representa sólo el 5% del coste total, siendo el resto el de construcción y mantenimiento de la central. Sin esta visibilidad no se puede realizar una gran inversión durante la vida útil de un reactor (40 años como mínimo). Sin embargo, sin un mercado de libre competencia, la energía nuclear tendrá dificultades para consolidarse debido a la volatilidad del precio del kWh y, por tanto, al riesgo que representa tal inversión. Sin embargo, la energía nuclear puede sustituir al gas, al carbón o incluso al petróleo para la propulsión de vehículos eléctricos. Esta, al igual que las llamadas energías verdes, es más virtuosa que las energías fósiles para responder al imperativo de combatir las emisiones de gases de efecto invernadero que promete ser el desafío de este siglo (el objetivo de este artículo no es proponer un plan de transición energética; para ello recomiendo leer el trabajo de Jean-Marc.Jancovici y el Shift Project.

Resumamos: la democracia sólo se mantiene gracias a sus promesas de un futuro mejor, que resulta cada vez más difícil de mantener en el contexto actual de escasez de combustibles fósiles. El soberanismo como independencia energética permite dar una solución, que se implementará en base a:

  • La salida de Francia del mercado eléctrico europeo, donde el precio del kWh se basa en normas ineptas.

     

  • Una política de inversión soberana en energía nuclear que se beneficiará de una tarifa de kWh garantizada (como ya se beneficia la energía eólica).

     

  • Una política industrial del automóvil que apoye a los fabricantes franceses (y no la prohibición a partir de 2035 de la venta de vehículos nuevos con motor de gasolina o diésel votada por el Parlamento Europeo).

     

  • Además, el apoyo de la gente a este proyecto es una condición imprescindible para el éxito de esta transición energética, que no es el menor de los argumentos. Vimos claramente su importancia cuando el invierno pasado nuestros líderes nos imploraron que reduciéramos la calefacción en nuestros hogares para evitar cortes masivos de energía (modestamente conocidos como deslastre de carga).

     

La trayectoria de la Unión Europea, al igual que la impuesta a las naciones, es un doble callejón sin salida. En primer lugar: a diferencia de la CECA cuyo objetivo principal era garantizar la paz a través de las relaciones comerciales, la Unión Europea ha situado el liberalismo en el centro de su proyecto, olvidando que la paz permite el desarrollo económico y no al revés. Su proyecto de dilución de las naciones, único en el mundo, priva a las naciones que lo componen de la oportunidad de poder afrontar los grandes desafíos que les son específicos. En el caso de Francia, la lucha contra el oscurantismo religioso se ve obstaculizada por la primacía del derecho europeo (sin omitir el CEDH), y la lucha contra la dependencia energética por la aplicación de normas unilaterales infundadas.

Estas dos grandes amenazas se aplican tanto a Francia como a las demás naciones de la Unión Europea. Esta misma unión que persiste en su proyecto federalista, que sin embargo se apoya en esas mismas naciones, como el jardinero que aserra la rama en la que está sentado. La única respuesta posible reside en el derecho de los pueblos a la libre determinación. Esperemos que esto suceda antes de que comiencen los disturbios internos, de los que se beneficiarán los partidos políticos extremistas, sin poder ofrecer soluciones dogmáticas y de corto plazo. Tampoco es una solución poner a personas bajo tutela (la dimisión de Mario Monti es prueba de ello). El declive de las civilizaciones europeas, actuales o futuras, ya no puede sufrirse, sino gestionarse desde el soberanismo. No proponiendo un modelo inmutable y rígido, sino una evolución que le permita adaptarse para no desaparecer.