¿Por qué proteccionismo?

Un documento del equipo Campos Comunes sobre la desterritorialización del mundo.

 Champs Communs

Contexto.

Los tratados de libre comercio se firman regularmente (Canadá, Japón, Mercosur, etc.), y a menudo suscitan fuertes protestas. Estos son a menudo barridos por los economistas, quienes en su mayor parte comparten el rechazo de todo lo que pueda asimilarse al proteccionismo. ¿Significa esto que el proteccionismo es teóricamente indefendible? Absolutamente no. Por otro lado, hay que reconocer que los argumentos utilizados por los defensores del proteccionismo muchas veces no son los correctos .

Los argumentos de siempre no son los adecuados.

La mayoría de los defensores del proteccionismo insisten en la idea de que sería bueno para la economía, especialmente para el crecimiento. Desde el punto de vista de la teoría económica, esto es dudoso. De hecho, si dos personas o empresas intercambian, lo más frecuente es que encuentren en ello un beneficio mutuo: en términos económicos, se logrará así un valor añadido que tenderá a aumentar el PIB. Aunque pueden entrar en juego otros factores, existe por lo tanto una correlación parcialmente mecánica entre el libre comercio y el crecimiento económico (es decir, el crecimiento del PIB).

Empíricamente, los estudios muestran resultados mixtos. Por ejemplo, durante la Belle Époque (1890-1914), un repunte proteccionista parece haber estado asociado con un crecimiento más fuerte. Sin embargo, encerrarse en tales debates sobre números es una pendiente resbaladiza, porque una gran cantidad de estudios muestran los efectos negativos opuestos del proteccionismo para el crecimiento. Para defender eficazmente el proteccionismo, debemos, por el contrario, dejar de limitarnos solo a este tipo de argumentos.

Argumento I: El proteccionismo, único límite a la competencia de normas.

Si bien la mayoría de los economistas defienden el libre comercio, todos reconocen que también tiene ciertos efectos negativos (“externalidades”): contaminación, distribución desigual de los beneficios, etc. Pero creen que las ganancias netas superan estos efectos negativos. Si este es el caso, una política de redistribución de ganancias podría ser tal que todos ganen con el libre comercio. Sin embargo, tales políticas son generalmente imposibles o ineficaces, porque el libre comercio es también la posibilidad de aprovechar la ausencia de fronteras para escapar de las restricciones regulatorias y fiscales que podrían permitir corregir estos efectos negativos.

Así, el intercambio global no es idéntico al intercambio local, sino a mayor escala. Es un intercambio de otra naturaleza : un intercambio que puede abstraerse de cualquier orden público local y, por lo tanto, emanciparse de cualquier consideración por los bienes comunes locales. Algunos ejemplos :

  • Evasión fiscal : Muchas empresas que participan en el comercio global están registradas en paraísos fiscales. Aunque se fabrican en países como Francia, gran parte de sus beneficios se trasladan a estas jurisdicciones y escapan a la tributación. Al menos un tercio de los beneficios de las multinacionales escaparía así a los impuestos, y mucho más para algunas.

  • Evasión regulatoria : Más del 90% del comercio mundial se realiza por mar. Sin embargo, casi el 80% del tonelaje mundial (portacontenedores, etc.) está registrado en «pabellones de conveniencia», que suelen ofrecer entornos regulatorios muy favorables: menos regulaciones ambientales y sociales, etc. Este tipo de evasión regulatoria afecta a muchos otros sectores.

  • Competencia de estándares : A largo plazo, la evasión regulatoria empuja a ciertos países a bajar las ofertas regulatorias. Por ejemplo, Francia ha creado su propia bandera de conveniencia (RIF).

En este contexto, si se requiere cierto proteccionismo, es principalmente para corregir los efectos negativos del libre comercio, en el medio ambiente o en la sociedad. Afirmar que estos efectos pueden corregirse sin cuestionar el libre comercio absoluto es una tontería: es no entender nada de la naturaleza de la globalización, que es la competencia entre todos los órdenes políticos, y la posibilidad de que los intereses privados más móviles se abstraigan . de toda consideración por el bien común de los pueblos.

Argumento II: Proteccionismo, para defender el patrimonio inmaterial de los pueblos.

El segundo punto ciego en el discurso de los economistas que defienden el libre comercio es su falta de consideración por todo lo que no se puede reducir a mercancías que se pueden valorar en términos monetarios. Por ejemplo, la desaparición de una tradición o una forma de vida, la desintegración de una comunidad local, la degradación de un ecosistema, etc., pueden ser muy «costosos» para un país o una región, pero nunca son tomados en cuenta por las cifras de crecimiento. Así, todo lo que afecte el bien común inmaterial de los pueblosno es tomado en consideración por los partidarios acérrimos del libre comercio. Sin embargo, hay buenas razones para pensar que estos costos son significativos y duraderos: las regiones que están experimentando una desindustrialización rápida y masiva como resultado de la apertura comercial tardan mucho en convertirse (si lo logran), y las patologías sociales (suicidios, drogas, obesidad, etc.) que acompañan a este proceso son muy graves.

En cuanto se reconoce que los pueblos y comunidades existen y tienen bienes comunes que defender, entonces se justifica el proteccionismo: proteger todo lo que hace específicos a estos pueblos (ambiente natural y cultural) y es necesario para su preservación (infraestructura estratégica, defensa nacional) . La consideración de los comunes nos anima a devolver a la política su primacía sobre las fuerzas económicas: el bien común no es un concepto económico, sino un concepto político.

Recomendaciones.

El proteccionismo debe ser defendido sobre todo por razones extraeconómicas : porque contribuye a preservar el bien común de los pueblos. Todas las medidas que trabajan en esta dirección son “proteccionistas”. Así, el proteccionismo no puede reducirse a las caricaturas que se hacen de él:

  • No se trata simplemente de una política fiscal “tonta y desagradable” en las fronteras, sino que puede adoptar la forma de reglamentos sanitarios o medioambientales, normas de etiquetado, etc.

  • No es un retorno a la autarquía y no tiene por qué aplicarse de manera uniforme a todos los bienes y servicios: el proteccionismo sólo se justifica cuando hay un bien común que proteger.

  • Las medidas proteccionistas no solo deben existir en las fronteras estatales, sino en todos los niveles donde hay un bien común que preservar, incluidos los niveles locales. Un municipio o región debe ser capaz de preservar las tradiciones y los conocimientos locales.