Seleccionar página

NB: las zapatillas más odiadas

Historia de New Balance: de la gallina mítica de William J. Riley a los incendios y amenazas de los políticamente correctos

Alessandro Staderini Busa
L´intellecttuale dissidente.

Un hombre de las afueras de Boston mira por la ventana de su casa. Es por la mañana, probablemente acaba de preparar uno de esos desayunos de tocino y huevo que a la larga hacen colapsar tu hígado pero que, a corto plazo, dan un chasquido a tu cerebro para el que podrías tener importantes inspiraciones. Es 1906. La industria crece, los descubrimientos científicos se alternan, las vanguardias exploran el arte, la paz persiste entre las naciones y Milán acoge la Exposición Universal. Entusiasmo y energía para un siglo por hacer.

El hombre es aún joven, 33 años, y observa despreocupadamente a su gallinita rascando en el jardín trasero. Están vigentes otros usos, y el soltero puede tener como mascota una gallina en lugar de un gato o un perro, que no vendrá a saludarte a la puerta cuando regreses del trabajo, pero al menos garantiza que comerás algo para el desayuno o la cena.

Se llama William J. Riley. No era rico en absoluto, la mayor parte de sus ahorros se los gastó en mudarse a Boston desde Inglaterra. Deb haberse preguntado si no había elegido el destino equivocado para buscar fortuna en el lado históricamente menos amigable con los anglosajones en Estados Unidos. De hecho ¿no fue de aquí, con la protesta del Boston Tea Party, donde se inició la independencia de las colonias de ultramar de la patria? Buscaba suerte, pero la suerte que no ha encontrado hasta ahora la tenía en la parte trasera de la casa: ya que es la gallina de la que estamos hablando cuando hablamos del éxito de William J. Riley. Entonces, aquí ya no aparece como la bestia que descarga huevos o a la que tirar del cuello para el caldo cuando esté vieja. Porque, de repente, ella se muestra como modelo de una perfección sobre la que nunca antes se había detenido. Por lo general, desvanecida, esa mañana la gallina está investida de una luz y una perfección divinas. El clic, la estabilidad y la reactividad de las piernas lo capturan y lo mueven. Un concepto le llega en forma de un par de palabras: nuevo equilibrio. Eso es New Balance. Y un proyecto por realizar, el de la comodidad perfecta en el calzado de todos los días.

Así que el señor Riley corre a pedir un préstamo al banco – en aquellos días te lo daban sin crear demasiados problemas – y funda New Balance Arch Support Company. Aquí producirá plantillas de diseño de vanguardia, cuando la industria de las zapatillas está todavía lejana. Ha presentado la patente de una plantilla con tres puntos de apoyo, una referencia a las tres garras en la pata de la gallina, el secreto de New Balance. Los costos de producción no le permiten darle al público un producto que va por debajo de los 5 dólares, lo que no es barato considerando que por la misma cantidad se podrían comprar un par de zapatos de verdad. Tampoco quiere depender de una campaña publicitaria, porque quizás sea un poco tacaño además de tener un presupuesto limitado.

Él mismo va a ofrecer el producto puerta a puerta, dirigiéndose a esas categorías de trabajadores obligados a pasar muchas horas de pie, policías, bomberos y dependientes del comercio. Cualquiera que venga a la oficina para firmar el contrato de un suministro, nota un elenco de patas de gallo en el escritorio, según algunos rumores, tal vez incluso es la gallina que lo inspiró, pero este es probablemente un detalle demasiado romántico y legendario. En cualquier caso, esas patas le brindan la oportunidad de argumentar sobre la idea original, lo que claramente lo enorgullece y nutre las perspectivas de su sueño americano.

Siguió así hasta mediados de los años treinta pero luego en los umbrales de los sesenta se cansó de recorrer toda la metrópoli como un buhonero y contrató a un vendedor llamado Arthur Hall, que acabó convirtiéndose en su indispensable socio comercial. Después de los Juegos Olímpicos de 1936, con la atención de los medios en el atletismo, los dos están listos para poner el primer zapato en el mercado. Suela exterior con púas para agarre en el camino y parte superior de suave piel de canguro para los defensores de los derechos de los animales, si es que hubo alguno en ese momento. Aún no aparece la N, que hoy la distingue por ambos lados, pero la etiqueta interna muestra, además de un bonito MADE IN USA, el aviso de devolución en caso de cliente insatisfecho.

En las primeras etapas de la Segunda Guerra Mundial, antes de que los estadounidenses sean llamados en masa al frente y la liga de béisbol tenga que ser jugada por equipos femeninos para compensarlo, la marca de Boston comienza a expandirse en los campos del boxeo, el tenis y el fútbol. Y en el mismo béisbol. Con las olimpiadas romanas del 60, en las que la etíope Bikila gana la maratón descalza, la hija de Riley, ya fallecida, realiza en el sótano de la casa el prototipo de un zapato con suela de goma texturizada. Estas son las primeras zapatillas para correr para un público no profesional. La empresa, rebautizada El Laboratorio de Ortopedia New Balance, con el fin de atender el tipo de cada pie, inaugura un innovador tipo de numeración, variable tanto en largo como en ancho.

LOS DEPREDADORES

Es el boom económico, Estados Unidos y la URSS siguen en conflicto y cada vez más estadounidenses, ya sea para deshacerse de esos desayunos que matan el hígado o para descargar las tensiones de un holocausto nuclear que parecerá algo hecho dos años después en Cuba se acostumbraron a hacer algo novedosos y alucinante que llaman jogging. Sin embargo, fueron los años setenta los que hicieron crecer aún más la marca, que todavía se basa en la filosofía -siempre un poco tacaña- del boca a boca en lugar de campañas publicitarias y que consiste en un mini establecimiento con seis trabajadores que, como los trabajadores elfos de Santa Claus, fabrican una treintena de zapatos al día.

Watershed es el título que la revista especializada Runner’s World le da al M320, modelo de las mejores zapatillas de correr del año 1976, donde finalmente aparece la N que enfurecerá a los izquierdistas de nuestros días, pero a esta historia llegaremos pronto.

Seguido por los éxitos del 620, 420, 670, 990 que rompen el techo impensable de $ 100 – el favorito de Steve Jobbs – y el 1300, que cuesta aún más. Las iniciales de cada modelo, que tradicionalmente consisten en un número aséptico de varios dígitos se eligen en contraste con las marcas que, con giros de marketing, seducen al comprador con nombres exóticos y grandilocuentes, Gazelle, Pegasus, Onituka Tiger, Air Max...

Pero es a finales de los 80 cuando New Balance alcanza, en nuestra opinión, el equilibrio del producto ideal (modelo 574), capaz, por las características de frescura y comodidad, de lograr accesibilidad en el precio y un perfil bajo que le haga salir del nicho de los aficionados a la industria.

Zapatilla perfecta, amada por la generación de los Jóvenes Profesionales Urbanos los yuppies– que comenzaron a lucirla en sus ratos libres.

Y eso se convierte en tema de discusión para aquellas categorías de asalariados por necedades y necesidades radicales (sociólogos, antropólogos, psicólogos, maître à penser) que, entre una empanada mental y otra, pierden el día abriendo el armario de quienes, como ellos, ni siquiera pensarán cuando estén muertos. Extendiendo claro etiquetas a la derecha (pero casi nunca a la izquierda). Además, desde hace algún tiempo asistimos a intentos de poner algunas marcas en el índice del gusto común, asociándolas, mediante el anatema, a grupos etiquetados como de derecha.

El británico The Guardian titula «El polo blanco: cómo la derecha alternativa eligió un clásico moderno» y señala por ejemplo que el polo blanco, introducido en el US Open en 1926 por René Lacoste, se ha convertido ahora en prerrogativa de un cierto sector de la derecha estadounidense. En el Washington Post, en cambio, el crítico de moda Robin Givah observa cómo «para normalizarse los neonazis [para algunas personas, cualquiera con Journey to the End of the Night o que lea El señor de los anillos está sujeto al neonazismo, Ed.] usan la moda». Concluyendo que “la belleza de la moda es su capacidad para hacernos sentir que pertenecemos a algo y que por pertenencia, contamos”. Por tanto, “la industria de la moda debería decir algo”. La revista Vice se hace eco de ello, para quien la hordas de «nuevos extremistas», habiendo descartado la opción de aparecer como matones ahora intentan traidoramente «mezclarse, reclamando un lugar en la escena pública«. Revistas como Rolling Stone, Internazionale, GQ, Topic hacen listas reales de camisetas, pantalones, gorras, chaquetas, donde las zapatillas de Boston ahora han reemplazado, en la imaginación conformista, a los anfibios Dr. Martens. ¡Como para educar al fanático posmoderno en las tendencias del pensamiento globalista!. Tan moderno y globalista que necesita un vademécum en la ropa de otras personas para que, si conoces a alguien con Fred Perry y NB, te quedes alejado de ellos. Y si la marca del tres veces campeón británico en Wimbledon ya había sobrevivido siendo usadas por los mods de los 60, punks de los 70 o skinheads de los 90 nada podrán hacer contra otra indignación más difundida en papel y web, con la marca Fred Perry obligada, el año pasado, a retirar la versión histórica de su polo negro-amarillo del mercado estadounidense dado que lo usaron los Proud Boys de Trump.

En cuanto a New Balance, vistas en los pies de los propios Boys en la última campaña para las elecciones presidenciales de Estados Unidos, se arriesgó a tener un final igual. Esto no sucedió a pesar de la ofensiva mediática del NYT, con la socióloga Cynthia Miller-Idriss que llegó a denunciar en el emblema de la N mansa estilizada por el diseñador Heckler, nada menos que ¡la reverberación entrecruzada de la inicial de «Nazi»!. Otra campaña de los abanderados de lo políticamente correcto contra New Balance. ¿Cual es el movito de esta contienda? Que en el momento de la primera victoria trumpiana, un tuit del portavoz de la empresa se había permitido una crítica a la política pro-globalización de la administración saliente responsables de haber penalizado a las industrias en Estados Unidos – cinco de las cuales están muy ligadas para los bostonianos de NB – mediante el Tratado de Asociación Transpacífico. «Barack Obama hizo caso omiso de nuestras peticiones y francamente, prosiguió ese tuit, «con el presidente Trump creemos que las cosas irán bien”. Esto fue suficiente para degradar a New Balance al rango de supremacistas blancos, fanáticos y reaccionarios.

En aquel entonces, en la “tierra de los libres”, habíamos observado cómo la extravagancia del universo Demócratas-LGBT-BLM-Antifa podría provocar cualquier día fuegos, en absoluto virtuales, sobre los que quemar las zapatillas más odiadas de la historia. Esperamos ver nuevos destellos el próximo año. Ahora que «el más duro de los yuppies»-como lo ha etiquetado Il Fatto Quotidiano- ha prometido recuperar la Cámara y el Senado. Tal vez, quien sabe, si desempolvando debajo del traje azul, un viejo par de NB…

Es importante  tener siempre

el contenedor transversal