La cultura de la cancelación

Los orígenes del fenómeno.

Enrico Cipriani.- Il Primato Nazionale

 La cancel culture – expresión que ya se ha puesto de moda y que podría traducirse en una expresión italiana más explícita, a saber, “revisionismo histórico y cultural” (radical) – ha tomado efectivamente la dimensión de un programa, llevado a cabo adelante tanto por los intelectuales y hombres de la edición y el cine como por las masas.

 

Cancelar la cultura en los libros

En el primer caso, asistimos a la violencia literaria y artística: James Bond se convierte en mujer, la obra maestra «Lo que el viento se llevó», como no puede ser eliminada de la faz de la tierra, es tildada de racista y xenófoba, hasta el punto de que en la nueva edición los espectadores se ven obligados a soportar una lección de jardín de infantes sobre inclusión y antirracismo, se acusa a JK Rowling de haber escrito una obra machista (la saga de Harry Potter), a Roal Dahl le molesta borrar algunas palabras, como » gordo», en la nueva edición de sus obras. En el segundo caso, asistimos al preocupante e insuficientemente subrayado fenómeno de la destrucción de monumentos de personajes que han hecho historia mundial (como Charles Darwin, por citar un nombre) y su pisoteo. El revisionismo y la censura golpean fuertemente en todo el mundo artístico : los directores de Hollywood, hogar de muchas desviaciones, para no ser golpeados por el hacha de la censura (porque las cosas tienen que llamarse por su nombre), se sienten obligados a insertar en cada sus películas negras y homosexuales, hasta el punto de que también encontramos tales figuras en obras cinematográficas inspiradas en obras literarias en las que ni siquiera estaban contempladas; obviamente, esto también ocurre en las obras destinadas a los niños, que son precisamente los más afectados por este fenómeno (porque, como sabemos, los niños son como esponjas, absorben acríticamente).

Fanatismo y miopía

 

Cancelar la cultura es el resultado de la miopía , la ignorancia y el fanatismo. La idea de hacer una selección de todas las obras de la humanidad en base a criterios como el racismo, la homofobia, etc. es simplemente locura; se parece a la revisión marxista de toda la historia (lástima que el marxismo sea, admitámoslo, fruto de mentes excelentes y es notablemente complejo): tomamos algunos criterios que están de moda hoy, circunstanciales y etnocéntricos (ya que el 70% de la población humana estos temas no son ni remotamente interesantes, caracterizan el mundo americano y, en parte, el europeo, marcan la pauta de muchos fanáticos), y sirven para juzgar todos los saberes humanos, producidos en épocas muy diferentes y en lugares y contextos culturales muy diferentes. El error de evaluación y perspectiva, el malentendido es obvio. ¿Será alguna vez posible juzgar e interpretar con los ojos de hoy a Shakespeare, Darwin, Aristóteles, San Agustín, Dante Alighieri, las creencias de la antigua Grecia, la cultura de los faraones, Homero (que ya ha sido atacado para ser modificado), etc. etc.? No hace falta ser un crítico literario o un semiótico para darse cuenta de esto: un poco de inteligencia sana es suficiente. ¿Qué le gustaría hacer, qué le gustaría comprender? Modificar todas las obras: ¿Dante llamó a los homosexuales “sodomitas” y los relegó al Infierno, como hizo con los adúlteros y los glotones? Pues modifiquemos la Divina Comedia¿O lo cambian usando la palabra «homosexuales» en lugar de «sodomitas»? ¿Y Lombroso? ¿Por qué no cambiar la Biblia también? ¿Qué propósito persiguen los fanáticos de la cultura cancel? ¿Un revisionismo universal? Es un proyecto loco, resultado de distorsiones culturales y morales.

 

El conformismo

 

Uno puede preguntarse seriamente si quienes apoyan el revisionismo¿Han leído alguna vez una línea de semiología? Si no lo han hecho, entonces su disparate es el resultado de una profunda ignorancia; si lo hicieron, o no entendieron nada o fueron de mala fe. Sí, porque si tuvieran un mínimo de conciencia cultural sabrían que las obras artísticas hay que juzgarlas en su tiempo, en el contexto en que fueron escritas; es lo primero que se enseña en cualquier curso de literatura: hay que contextualizar la obra. Y no solo. Las palabras, en una obra literaria, son como las notas musicales de una sinfonía: no se colocan allí al azar, sino que sirven para dar un sentido global al texto. La palabra P significa «tal y tal»; pero, cuando se inserta en un texto, se une, se fusiona, por así decirlo, con el texto y contribuye holísticamente –o en todo caso más allá de su aporte semántico individual– a dar al texto un significado específico. Así que cuando sentimos que quiereseliminar la palabra «gordo» (y otros) de las obras de Roal Dahl, debemos entender que, al hacerlo, se distorsiona la obra: si Dahl, dada semánticamente palabras similares como «obeso», «gordo», «sobrepeso “, etc., él usó allí esa palabra específica, lo hizo porque esa palabra le servía para darle un significado específico al texto, una connotación específica, un carácter específico; y si esa palabra es reemplazada por una palabra semánticamente cercana, esa connotación cambia, y por lo tanto la obra cambia. Es como tomar una sinfonía de Beethoven y cambiar una nota.

Un peligro

Cancelar la cultura es peligroso, es una enfermedad social y cultural: en una carta abierta publicada recientemente, varios intelectuales destacados, entre ellos Noam Chomsky, Salman Rushdie y Francis Fukuyama (no realmente, en definitiva, los últimos en llegar), advertían contra la cultura cancel, definida como un conjunto rígido “de normas morales y alineamientos políticos que tienden a debilitar el debate abierto a favor del conformismo ideológico”. La cultura cancel también ha sido criticada en el campo historiográfico: implica, como se mencionó anteriormente, un desarraigo interpretativo del contexto de producción de la obra. La cultura cancel es la forma más evidente de hiperconformismo, hipocresía e intolerancia ideológica de la época contemporánea: hoy vamos en busca de los fascistas con la linterna; pero no entiendes que el verdadero problema, el riesgo real para la libertad de expresión lo representa esta nueva forma de censura, tan sutil (no es tan explícita como puede ser la censura de una dictadura) como desatada y despiadada. Desafortunadamente, cancelar la cultura todavía cuenta con el apoyo de numerosos intelectuales de izquierda en los EE. UU. y más allá (intelectuales que, al apoyar la cancelación de la cultura, no son realmente intelectuales o son de mala fe y orientan su cultura hacia el mal) y se ha apoderado de las masas. como es evidente cuando uno considera la destrucción de estatuas y monumentos en los EE. UU. después de la protestaBlack Lives Matter , que muchas veces ha resultado en guerras urbanas y saqueos y que es vista con temor especialmente por los suburbios y por la población negra, dados los efectos que ha tenido en términos de seguridad y criminalidad. Es necesario que intelectuales y no intelectuales permanezcan atentos a este peligroso desvío.