Cementerio No Católico de Roma

Ruta por las ciudades de los muertos (2)

 

El Cementerio es un espacio abierto entre las ruinas, cubierto de violetas y margaritas en invierno. Puede hacer que alguien se enamore de la muerte, que piense que está enterrado en un lugar tan dulce.”

Edward Percival Forster


El Cementerio no católico, también conocido por los romanos como el Cementario Protestante o Cementerio de los Ingleses e incluso el Cementerio de los Artistas y Poetas, es uno de más antiguos que aún está activos en Europa.

Antes de entrar por sus puertas uno disfruta de la Pirámide de Cayo Cestio una pirámide de estilo egipcio junto a la Porta San Paolo, construida en torno al 12 a.C. como sepulcro para el magistrado Cayo Cestio Epulón y muy cerca de las Murallas Aurelianas.

En este lugar se encuentran enterrados poetas, artistas y políticos no católicos entre los que destacan los poetas británicos Percy Bysshe Shelley, John Keats, o el fundador del Partido Comunista Italiano y pensador Antonio Gramsci.

Desde inicios del 1700 ha sido utilizado ininterrumpidamente desde que el Papa Clemente XI autorizó que fuera la última morada de algunos miembros de la Casa de Estuardo huidos de la persecución en Inglaterra.

Los cementerios no católicos nacieron como respuesta a las normativas eclesiásticas de la Edad Media, por las que un protestante no podía recibir sepultura en tierra sagrada. Ante este hecho muchas ciudades optaron por destinar áreas donde sepultar a los muertos no católicos.

A lo largo de los años el numero de personas enterradas ha crecido hasta llegar a casi 4000: siendo es cierto la mayoría británicos y alemanes, pero los hay de todas las procedencias americanos, escandinavos, rusos, griegos y algunos orientales, ampliándose a todas las denominaciones religiosas desde el Islam, al Zoroastrismo el Budismo y el Confucianismo.

«Este es ahora mi país, madre del barro, un litoral inglés
junto a los muros de Roma. Y llueve sobre Keats, llueve lo que roe invulnerable la esperanza, esa partícula de Dios que hace creer a un hombre en otro hombre, esa tumba blanca donde honra un arpa como austero fruto la juventud de un joven.»

Una de las últimas tumbas que han sido ocupadas en pleno corazón del cementerio «no católico» es la de Andrea Camilleri, genio de las letras italianas  y autor entre otros libros de la saga del comisario Montalbano, que ya reposa en la primera fila del sector tercero del cementerio, en una tumba a ras de suelo a la sombra de dos pequeños cipreses y un pino centenario y que está cubierta por las flores y cartas que sus seguidores depositan.

¿Quieres recibir nuestro boletín?

8 + 5 =