Entrevista a Alain de Benoist en Le Nouveau Conservateur

«Alain de Benoist elabora un balance postelectoral para la revista “Le Nouveau Conservateur” (junio).»

LE NOUVEAU CONSERVATEUR

Implosión de los partidos tradicionales, desaparición de la división derecha-izquierda en favor de los bloques populares y de élite, oposición de clase a clase.

LE NOUVEAU CONSERVATEUR: Comencemos con la superficie. En los términos que utilizamos, la actual secuencia electoral conducirá sin duda a la pulverización de la derecha, ya la asamblea sin duda la más izquierda de toda nuestra historia política desde la existencia del sufragio universal. Uno solo puede ser golpeado por varios años por la decadencia de los partidos tradicionales. Fueron los de la izquierda (PCF, PS), luego los de la derecha (UMP, LR). ¿Que pensar? Dado que no le da mucha importancia a la división derecha-izquierda (e incluso la niega), supongo que describiría el nuevo panorama político de manera diferente…

ALAIN DE BENOIST.No muy diferente, pero poniendo las cosas en un marco de tiempo más largo. Con razón hablas del «fracaso» de estos grandes partidos que antes se llamaban «partidos de gobierno». En la mayoría de los países europeos, pero especialmente en Francia, estos partidos tradicionales, que habían gobernado alternativamente durante décadas, están viendo cómo su margen de maniobra se reduce como un goteo por razones tanto políticas como sociológicas a las que no es ajena el auge del populismo. En Francia, esta tendencia se ha acelerado dramáticamente. La elección presidencial de 2017 marcó el colapso del PS, la elección presidencial de 2022 la de LR. Sin embargo, estos partidos que están desapareciendo ante nuestros ojos son también los que constituyeron los principales vectores de la división derecha-izquierda. Estos dos hechos no pueden separarse uno del otro. La prueba es que en 2017 como en 2022, los dos finalistas tenían en común no situarse en relación con la división derecha-izquierda. Esto no es una coincidencia, pero es la primera vez en la historia del V. República. La lección que se puede sacar de esto es que esta división derecha-izquierda, incluso si sobrevive en algunas mentes, ahora se ha vuelto obsoleta. Sigue jugando en los márgenes, pero han surgido nuevas divisiones.

     En la primera vuelta de las últimas elecciones presidenciales, tres candidatos cruzaron la marca del 20%. El resto estaban entre el 7% y el 0%. Entre el 7% y el 20%: ¡nada de nada! Esto es también lo significativo. En cuanto a la segunda vuelta, consagró la existencia de dos bloques ya bien identificados: un bloque popular (o nacional-popular), que agrupa a la mayoría de las clases trabajadoras y parte de las clases medias hoy en proceso de degradación, si no de desaparición, y una élite o bloque burgués, reunido en torno a Macron, sin parangón desde la Monarquía de Julio. Emmanuel Macron fue el elegido de los ricos y viejos, o si se prefiere liberales de derecha e izquierda, de la burguesía empresarial, la burguesía intelectual, la clase empresarial, los notables de provincia y los jubilados adinerados. La instalación de estos dos bloques es hoy la característica principal de la vida política francesa. Los que no quieran admitirlo se irán contra la pared.

     Hablas de la probable llegada al Parlamento de “la asamblea más izquierdista de toda nuestra historia política desde que existe el sufragio universal”. Esto demuestra que te haces ilusiones sobre la “amenaza Mélenchon”. Esto debió su relativo éxito en la primera ronda solo al colapso o la dispersión de las formaciones de rompecabezas de la izquierda. Se benefició, pues, de un voto útil (Mélenchon a falta de algo mejor), que es sólo un voto de circunstancia. Su nueva Unión Popular no es más que una federación de ruinas y restos: un PS en peligro, un PC destartalado, recogiendo verduras. ¡Nada que ver con un nuevo Frente Popular! En cuanto a la Francia rebelde, no le auguro un futuro brillante, dada su heterogeneidad. LFI se beneficia actualmente del voto de los pocos populistas de izquierda que se quedaron en las posiciones de Mélenchon 2017 (son los que votaron a Marine Le Pen en la segunda vuelta), de parte de un voto musulmán y comunitario, del de las llagas indigenistas o «wokists», y la de un cierto número de jóvenes graduados sin ingresos (o con bajos ingresos). Todo esto no hace un todo coherente. Mélenchon, que contribuyó a la reelección de Macron, se convirtió en un «divisor de las clases populares contra la burguesía» (Jérôme Sainte-Marie). Esto significa que no existe un “bloque melenconiano” comparable al bloque popular y al bloque de elites, y que existen todas las posibilidades de que sus componentes se dispersen nuevamente a la primera oportunidad. una parte de un voto musulmán y comunitario, el de las llagas indigenistas o «wokists», y el de un cierto número de jóvenes licenciados sin ingresos (o de bajos ingresos). Todo esto no hace un todo coherente. Mélenchon, que contribuyó a la reelección de Macron, se convirtió en un «divisor de las clases populares contra la burguesía» (Jérôme Sainte-Marie). Esto significa que no existe un “bloque melenconiano” comparable al bloque popular y al bloque de elites, y que existen todas las posibilidades de que sus componentes se dispersen nuevamente a la primera oportunidad. una parte de un voto musulmán y comunitario, el de las llagas indigenistas o «wokists», y el de un cierto número de jóvenes licenciados sin ingresos (o con bajos ingresos). Todo esto no hace un todo coherente. Mélenchon, que contribuyó a la reelección de Macron, se convirtió en un «divisor de las clases populares contra la burguesía» (Jérôme Sainte-Marie). Esto significa que no existe un “bloque melenconiano” comparable al bloque popular y al bloque de elites, y que existen todas las posibilidades de que sus componentes se dispersen nuevamente a la primera oportunidad. se convirtió en un “divisor de las clases trabajadoras contra la burguesía” (Jérôme Sainte-Marie). Esto significa que no existe un “bloque melenconiano” comparable al bloque popular y al bloque de elites, y que existen todas las posibilidades de que sus componentes se dispersen nuevamente a la primera oportunidad. se convirtió en un “divisor de las clases trabajadoras contra la burguesía” (Jérôme Sainte-Marie). Esto significa que no existe un “bloque melenconiano” comparable al bloque popular y al bloque de elites, y que existen todas las posibilidades de que sus componentes se dispersen nuevamente a la primera oportunidad.

LE NOUVEAU CONSERVATEUR: ¿Podemos decir que lo que sobrevive, LREM (recompuesto en Renacimiento), Reconquista! y RN (este curiosamente es el menos afectado de todos), ¿son verdaderas fiestas? ¿Qué podría reemplazarlo? A menos que todas las formas actuales de representación política sean obsoletas…

ALAIN DE BENOIST.Creo que la forma de partido también se ha vuelto obsoleta. Cuando miramos la historia de los partidos políticos, que han sido objeto de innumerables estudios durante más de un siglo, descubrimos una trayectoria reveladora. La afiliación a un partido fue una vez una forma importante de ciudadanía activa, y los propios partidos eran lugares de intercambio y sociabilidad. En la década de 1950, el Partido Comunista Francés, que además era entonces tanto nacionalista como internacionalista, había logrado crear una verdadera contracultura. Hoy los partidos políticos se han convertido en meras máquinas de elegir esto o aquello, y allí los “comunicadores” dictan la ley. Su número también se ha vuelto irrisorio, y los “viejos militantes” (que concebían el compromiso político sobre el modelo del compromiso sacerdotal) prácticamente han desaparecido. ¿Para qué sirven los partidos políticos hoy? Uno se pregunta. ¡Puede que hayas notado que ni Marine Le Pen ni Macron se encontraron dos veces seguidas en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales gracias a su partido!

     Pero tiene razón, es la noción misma de representación política la que debe ser cuestionada. Las democracias liberales son democracias representativas, un rasgo más liberal que verdaderamente democrático. Rousseau había hecho una crítica al sistema representativo, que suscribo por completo. En ausencia de un mandato imperativo, señaló, el pueblo renuncia a su soberanía al momento de la elección para transferirla a sus representantes, quienes luego la utilizan como mejor les parezca. Carl Schmitt ha dedicado varios libros a esta cuestión de la representación. Su conclusión es que un pueblo está políticamente tanto más presente a sí mismo cuanto que no necesita ser representado.

LE NOUVEAU CONSERVATEUR: ¿No le parece que hay una especie de paradoja en la perpetuación del rito electoral -particularmente presidencial- que ha movilizado mucha energía, ha hecho correr mucha tinta y mucha saliva durante casi un año, todo esto para no lograr casi nada – y tanto más cuanto que la posmodernidad somete cada vez más a los Estados a poderes más poderosos que ellos (Gafam, grandes firmas globales, particularmente farmacéuticas, consultoras, etc.) que reducen ¿de quién es la acción del gobierno?

ALAIN DE BENOIST. Sabes que personalmente no espero nada de la política en general, ni de una elección (incluso presidencial) en particular. Pienso que el sistema está demasiado podrido, demasiado necrótico hasta los huesos, para poder ser transformado en profundidad por las urnas. Como dijo Guy Debord: “Si las elecciones realmente pudieran cambiar algo, ¡habrían sido prohibidas hace mucho tiempo! Que las últimas elecciones presidenciales hayan movilizado tanta energía, desatado tanta pasión inútil y derrochado tanto dinero solo para dar a luz al final un ratón no es nada que me sorprenda.

     Esto no debe hacernos olvidar, sin embargo, que esta elección tuvo, sin embargo, el mérito de confirmar la instalación en el panorama político de los dos bloques que ya he mencionado, junto con el colapso de los «grandes» partidos tradicionales, de constatar que la La dinámica está ahora del lado del bloque popular (Marine Le Pen se impuso en la primera vuelta en 30 departamentos y 22.000 municipios, mejoró su puntaje final en 2,7 millones de votos con respecto a 2017, al pasar de seis millones de votos en 2012 a 13 millones en 2022, ¡e incluso logrando vencer a Anne Hidalgo en París!), pero también para ayudar a comprender el fracaso de la candidatura de Zemmour, en la que muchos habían puesto todas sus esperanzas.

     Éric Zemmour, cuyo talento conocemos, se embarcó valientemente en la aventura. Su campaña permitió llevar al debate público ciertas nociones (vinculadas a la cuestión de la inmigración) hasta ahora apartadas o encubiertas, pero con un tono que podría juzgarse como inquietante, incluso brutal. Pero al final, su candidatura acabó en fracaso, ya que no superó el 7% (que yo personalmente esperaba desde un principio). Por supuesto, este fracaso tiene múltiples causas, pero no creo ni por un momento que se explique fundamentalmente por unas pocas declaraciones inoportunas o por las consecuencias de la guerra en Ucrania.

     Creo que nuestro amigo Zemmour cometió dos errores estratégicos que, desde el principio, le impidieron tener éxito. La primera es haberme aferrado a la unión arlesiana de derechos, luna vieja de la que escucho hablar desde hace más de medio siglo, pero que nunca ha podido materializarse por la sencilla razón de que estos derechos se refieren a ideas, valores, concepciones del mundo que no sólo son diferentes, sino muy a menudo opuestas. Este es particularmente el caso del derecho conservador, para el cual el hombre es ante todo un heredero, y del derecho liberal, para el cual es un ser llamado a maximizar permanentemente su mejor interés personal, supuestamente para decidir su elección sin consideración de afiliaciones o herencias de uno (este es el ideal de los hombres hechos a sí mismos). Los conservadores se preocupan por el bien común, los liberales solo se preocupan por las libertades individuales y los derechos humanos. Mientras los primeros persistan en no ver que el sistema capitalista, es decir la lógica de la ganancia y el sistema de mercado, es un «hecho social total» que destruye sistemáticamente todo lo que quieren conservar, seguirán estancados. Sur le fond, les droites sont incompatibles entre elles, et c’est pourquoi la sympathique idée de l’« union de droites » n’est qu’une mystification parmi d’autres – surtout à une époque où le clivage droite-gauche est en vías de desaparición !

     El segundo error de Zemmour fue ignorar la lucha de clases, en el mismo momento en que estaba en pleno apogeo. ¡Yo sé que a la derecha, es un tema del que no se debe hablar! Eso le daría la razón a Karl Marx, dicen los ignorantes que imaginan que es el autor de El Capitalque le debemos la invención de las clases y la lucha de clases. Pero tienes que abrir los ojos y aceptar ver lo que ves. Nunca como hoy, desde hace un siglo, las oposiciones políticas han tomado tanto la forma de oposición de clase: bloque popular contra bloque de élite, burguesía depredadora contra clases populares en precariedad, gente ansiosa por preservar su propia sociabilidad y Nueva Clase Arriba, etc. . Nunca se han tenido tanto en cuenta los parámetros socioeconómicos para calificar a los electorados. Vea lo que tienen que decir Christophe Guilluy y Jérôme Sainte-Marie.

     Con mucha deshonestidad, Marine Le Pen ha sido criticada por preocuparse principalmente por el poder adquisitivo (un “tema demagógico”, un tema para “amas de casa de más de 50 años”). Si lo hizo, no es para anteponer la cuestión social a la cuestión nacional, es porque hoy este tema pasa al primer plano de las preocupaciones de los franceses, como confirman todas las encuestas. Pero es sobre todo que ha entendido que, detrás del poder adquisitivo, hay reivindicaciones mucho más fundamentales, igual que entre los chalecos amarillos, detrás de la protesta inicial contra un impuesto a los productos energéticos, hervía una ira mucho más profunda. Hablando de amenazas a su poder adquisitivo, las clases populares también quieren decir que están hartas de que las ignoren, las desprecien, las invisibilicen. De hecho, lo que las clases trabajadoras ya no soportan es el desprecio de clase. El problema es que, en el electorado de Zemmour (17,4% de los votos en los 16e arrondissement de Paris), no creo que haya mucha gente que alguna vez haya tenido que sufrir el desprecio de clase en su vida diaria… 

     En estas condiciones, la fusión de las clases populares y la «burguesía patriótica» que Zemmour desea lograr me parece que ha comenzado mal. Desde una perspectiva “interclasista”, esto significaría que a los primeros se les debe hacer creer que tienen los mismos intereses que los segundos, lo cual es dudoso. En realidad, nada justifica que la derecha popular, cuyos intereses pasan por el mantenimiento del estado social, y por tanto del gasto público, se comprometa con la derecha burguesa. La “burguesía patriótica” puede sentirse en un estado de inseguridad cultural, no se siente en un estado de inseguridad social. Históricamente, la burguesía nunca ha sido patriótica excepto cuando sus intereses materiales o financieros se vieron amenazados. También está aquí, en las columnas del Nuevo Curador, que Bernard Carayon pudo citar estas palabras del general de Gaulle: “Logramos contener a los soviets, hicimos retroceder a los alemanes, pero no conseguimos hacer patriótica a la burguesía. » Observaciones reveladoras. No será mañana cuando seremos testigos del hermanamiento de Hénin-Beaumont y Saint-Tropez.

     Queda la cuestión esencial que plantea en su pregunta: la creciente impotencia de los políticos en el poder. Esta no es una cuestión que podamos discutir en pocas palabras, pero de lo que debemos ser conscientes es que esta impotencia es siempre sólo la consecuencia, del todo lógica, de una neutralización de la política emprendida por muchos más antiguos (y en beneficio de de) economía, tecnociencia, moral y derecho.

LE NOUVEAU CONSERVATEUR: El cuerpo político francés está formado por 50,5 millones de ciudadanos mayores de 18 años. El Presidente de la República obtuvo en primera vuelta 9,7 millones y en segunda vuelta 18,7 millones – de los cuales la mitad declara combatirlo en los días siguientes a su elección, lo que nos lleva al mismo bajo nivel de apoyo, menos del 20 % . Esta observación que nadie hace lleva a dos preguntas serias: ¿podemos gobernar en estas condiciones? ¿Cómo nombrar un sistema que ya no puede llamarse “democrático”?

ALAIN DE BENOIST. Los presidentes ya no son elegidos por una mayoría real, sino por una minoría de votantes registrados. Cada vez más, son elegidos por defecto, que usan a su adversario como contraste («todo menos Le Pen», «todo menos Macron»). ¿Podemos gobernar en estas condiciones? Sí, por supuesto, desde que fuimos elegidos. Pero gobernaremos mal, porque faltará legitimidad. Es aquí donde debemos volver a la diferencia esencial que existe entre legalidad y legitimidad, diferencia negada por el positivismo jurídico.

     Las democracias liberales también se han convertido desde hace mucho tiempo en oligarquías financieras. ¿Seguimos en una democracia? Todo depende de cómo lo diseñes. Para mí, la misma expresión “democracia liberal” es un oxímoron, una contradicción en los términos. La democracia se trata de ciudadanos, el liberalismo se trata de individuos. Desde un punto de vista democrático, el bien común debe primar sobre los intereses particulares. El pueblo es soberano en cuanto ostenta legitimidad política y como tal posee poder constituyente. A un interlocutor que elogiaba los méritos del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, el general de Gaulle había respondido: “¡En Francia, el Tribunal Supremo es el pueblo! Por el liberalismo, las comunidades, los pueblos y las culturas son sólo sumas de individuos («la sociedad no existe», decía Margaret Thatcher) y las fronteras deben desaparecer para no obstruir el intercambio mercantil y la sobreacumulación de capital a partir de la propia generación de dinero. Para resumir: hay democracia, sea del régimen que sea, sólo cuando un pueblo puede disponer de su destino.

LE NOUVEAU CONSERVATEUR: Uno de los temas predilectos de la sociología contemporánea es el del imaginario, del desmoronamiento del imaginario nacional (o local) en beneficio de nuevos imaginarios comerciales, tribales, supranacionales, es decir americanos. ¿Puede la nación, que se despoja de sus figuras tradicionales y de lo que Régis Debray llamó sus “puntos de comunión”, seguir siendo un marco político? ¿Tenemos marcos normativos sustitutivos? Más sin rodeos: ¿cuál es el sentido de las elecciones nacionales cuando el estado ya no tiene un papel importante y la nación se está desmoronando?

ALAIN DE BENOIST.Las elecciones mantienen vivo el ritual, pero no es ningún secreto que cada vez más personas se alejan de él. Sin embargo, la política no desaparece “cuando el Estado ya no tiene un papel preponderante y la nación se desmorona”. Ella migra a otro lugar. Esto demuestra que la vida política no es sólo responsabilidad del Estado-nación. Dicho esto, tienes razón al hablar de la importancia de la imaginación. La sustitución de un imaginario simbólico por otro es una fuerza poderosa en la evolución o transformación del espíritu público (Spengler habría hablado de pseudomorfosis). Pero no tienes que mezclarlo todo. Hablas de imaginarios “supranacionales, es decir americanos”. Es un atajo, seguro, pero no es exacto. Respeto su apego incondicional a la nación, y sería el último en negar la importancia de las naciones. Pero la nación nunca es más que una forma política, propia de la modernidad, entre muchas otras que se han ido conociendo a lo largo de la historia: ciudades-estado, relaciones feudales, ligas diversas, imperios, etc. Como usted, rechazo la supranacionalidad de la Unión Europea, que sólo representa una Europa-mercado conquistada por el atlantismo y la ideología dominante, pero me imagino muy bien una Europa-potencia que podría querer ser independiente de los Estados Unidos, incluso abiertamente hostiles a lo que representan.

     El imaginario dominante, en la actualidad, es de hecho el imaginario de la mercancía. Esta colonización de los imaginarios simbólicos por la lógica de la ganancia y el reino de la cantidad fue de la mano del ascenso de la clase burguesa, el despliegue planetario del axioma del interés, la desintegración de las «grandes historias» de los dos siglos pasados. , el agotamiento de los grandes proyectos colectivos, la erosión de los lazos sociales, la desaparición de las estructuras orgánicas de ayuda mutua, la individualización y la privatización total (Heidegger hablaba de la “metafísica de la subjetividad”). No será fácil salir. Personalmente, prefiero sentir que este sistema se destruirá a sí mismo, porque es inherentemente caótico. Cuando haya devorado todo, se devorará a sí mismo.

LE NOUVEAU CONSERVATEUR: Una de las características de la posmodernidad es sobrevalorar las apariencias, que han absorbido la política pura en la política del espectáculo con lo que implica emociones fabricadas por los medios: el asunto de Ucrania ofrece una ilustración bastante condenatoria. ¿Ves algún remedio?

ALAIN DE BENOIST. Primero una observación, dictada por la modestia. No se deben pedir remedios o soluciones a aquellos cuyo único papel es ofrecer análisis para consultar y meditar. Para remedios, tienes que ir a los practicantes. Ahora la política-espectáculo. Todavía está allí, por supuesto, pero el agua ha pasado por debajo del puente desde la época en que los situacionistas dieron una descripción pionera del mismo. La situación ha cambiado, y no para mejor. Hoy, el espectáculo está amañado, ha cambiado de naturaleza. La propia política del espectáculo es superada por el simulacro (Jean Baudrillard) y la simulación. Estamos avanzando hacia una virtualización de lo real, lo que significa que lo real ya no es realmente real (Renaud Camus habla de “falsamente”).

LE NOUVEAU CONSERVATEUR: Has conocido y leído mucho sobre Julien Freund, a quien nos gusta mucho en el “New Curator”. Una de sus contribuciones a GRECIA se tituló “Plegaria por la aristocracia”; ¿Crees que una aristocracia (un escuadrón de mentes fieles a las más lejanas tradiciones de nuestra civilización) podría redefinir los términos, los marcos, y por qué no las representaciones políticas en un futuro más o menos lejano? ¿O cuentas con ese otro receptáculo de la tradición que es el pueblo?

ALAIN DE BENOIST. Julien Freund me honró con su amistad durante los últimos quince o veinte años de su vida. Era un hombre de una cultura increíble, de un inconformismo absoluto, de una sencillez total, de un gran humor también, tanto que las conversaciones con él eran inolvidables. Había dado la conferencia a la que usted alude en un simposio organizado en enero de 1975. Recuerdo que se había cuidado de distinguir la aristocracia, en el sentido antropológico y moral del término, de la nobleza en el sentido social. La nobleza ha sido abolida en Francia, pero todavía es posible una aristocracia. Algunos verían en ello la fundación de una Orden, incluso una especie de asamblea de los «hijos de los reyes» de los que hablaba Gobineau en Les Pléiades.(1874). Pero, ¿realmente crees que tal cenáculo, si existiera –porque por ahora es sobre todo un deseo piadoso– tendría el deseo o el gusto de trabajar por una renovación de la vida política? ¡Creo que, por el contrario, tendría mucho cuidado de no perder el tiempo en este pantano!

     La gente es otra cosa. No se equivoca al mencionarlo inmediatamente después de haber hablado de la aristocracia. Soy de los que consideran que los valores populares y los valores aristocráticos confluyen en muchos aspectos, y que son igualmente ajenos a los valores burgueses. Por supuesto, no debemos idealizar a las personas. Ya sea que lo entendamos como ethnos o como demos(siendo los dos enfoques inseparables), es claro que él mismo está afectado por la descerebración, el desconcierto, la americanización que afecta a la mayoría de nuestros contemporáneos. Pero eso no le impide tener, en general, reacciones instintivas más sanas que las élites en cuestiones existenciales, reacciones que no pueden reducirse a la “decencia común” celebrada por Georges Orwell. En cualquier época, hay un tema histórico principal. Si no lo tenemos en cuenta, no podemos saber cuál es exactamente el momento histórico que estamos viviendo. Hoy estoy convencido de que el sujeto histórico de nuestro tiempo son los pueblos. Causa del pueblo, causa de los pueblos, es lo mismo a mis ojos.

LE NOUVEAU CONSERVATEUR: ¿Conoce a Youval Noah Harari, el ensayista israelí-estadounidense que rompió todos los récords de ventas, particularmente en Estados Unidos y Gran Bretaña, con dos libros de circulación multimillonaria, “Sapiens. Breve historia de la humanidad” y “Homo Deus. Una breve historia del futuro”? Dice, por ejemplo: “Ahora los humanos están ganando nuevos poderes. Poderes divinos, edificando y destruyendo. Estamos mejorando a los humanos para convertirlos en dioses”; o también: “Necesitamos reacondicionar al ser humano. Los seres humanos ahora son animales que pueden ser pirateados. Los humanos tienen esta idea de que tienen un alma, un estado mental, libre albedrío. Mañana se acabó votar o ir al supermercado”. ¿Qué te inspiran estas palabras? ¿Deberíamos descartarlos por puerilidad incurable o tomarlos en serio?

ALAIN DE BENOIST. Por supuesto he leído los libros de Youval Noah Harari, profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén y gran defensor de la causa vegana, cuyo contenido citarás bastante bien. Harari es hoy uno de los autores del movimiento “transhumanista”. Es un liberal que se apoya en los avances de la tecnociencia para anunciar el advenimiento de una humanidad «aumentada» por prótesis, inteligencia artificial y manipulación de seres vivos. Un tema más antiguo de lo que parece, pues ya en san Pablo se encuentra la idea de un “hombre nuevo” llamado a sustituir a la humanidad que le precedió. En Hergé, en La estrella misteriosa, el “profeta” Filippulo anunció: “Arrepentíos, haced penitencia, ha llegado el fin de los tiempos. Harari también anuncia el fin de los tiempos tal como los hemos conocido, pero nos invita a regocijarnos en él ya que está por comenzar una era radicalmente nueva.

     De hecho, podemos ver en sus comentarios un simple infantilismo (o el último avatar de un viejo mesianismo). Pero esto no es razón para descartarlos: el infantilismo también puede tener consecuencias considerables. La idea de que el futuro será necesariamente mejor de lo que ha sido el pasado, que cualquier cosa nueva es mejor simplemente porque es nueva, también es puerilidad, pero fue él quien dio a luz a la ideología del progreso. La pseudoteoría de género, difundida por el lobby LGBT, según la cual nuestra identidad sexual proviene exclusivamente de nuestras elecciones individuales y no tiene absolutamente nada que ver con el sexo biológico o fisiológico, es puerilidad.

     Por lo tanto, debemos tomarnos en serio el infantilismo, al igual que debemos tomarnos en serio lo que a veces se denomina, con demasiada precipitación, “utopías”. El hombre aumentado de los transhumanistas -que en realidad no sería más que un hombre disminuido- no es una pura quimera, aunque todavía se encuadre en ciertos aspectos de la ciencia ficción. El advenimiento de la inteligencia artificial en un mundo donde estaremos cada vez más conectados, archivados y monitoreados, va en la dirección de una fusión progresiva de la electrónica y los seres vivos. Ya no basta hablar de una gran sustitución del hombre por la máquina, sino anticipar el devenir-máquina de la humanidad. Estas son cosas serias. ¡Nos alejan bastante de lo que está en juego en las próximas elecciones!