CON K DE CRÍTICA

4 estrellas

Una serie diaria para ayudar a pasar el rato.

Serie iniciada en 2023.

Se puede ver en TVE y RtvePlay la primera y segunda temporada.

Pocas series diarias me han llegado a enganchar. Que yo recuerde, no cuenta Cheers en su momento o Los ricos también lloran de pequeño, solo me pasó con alguna temporada de Amar en tiempos revueltos. De las primeras exactamente. Pues eso es lo que me ha pasado de forma tardía con la serie diaria (de lunes a miércoles) por la noche de TVE: 4 estrellas. Digo tardía porque la conocí casualmente por el capítulo 90 y pico y me he tenido que ver todos (con algún salto irremediable) para ponerme al día y poder seguirla ahora en orden casi real. Gracias a RTVEPLAY uno puede no ver alguno y recuperarlo al día siguiente.

¿Qué tiene de especial esta serie? La verdad es que nada. Es simple, sencilla, previsible… y por eso es atractiva. Buenos actores con el gancho inicial de Antonio Resines haciendo de Resines, pero donde el peso lo llevan fundamentalmente el cuarteto de mujeres encabezado por Toni Acosta, Ana Gracia, Marta Aledo y Dafne Fernández, con unos secundarios donde destaca sin duda un magnífico David Lorente, actorazo al que muchos descubrimos en el memorable papel de profesor de autoescuela de Juan Diego Botto en la serie de Movistar, No me gusta conducir. Y luego le reconocimos en películas como El Reino, Voy a pasármelo bien o la reciente serie Antidisturbios. Bueno, y sale también Antonio Molero que hace de Fiti con corbata, su personaje de Los Serrano, serie de la que parece no hacer salido, aunque ahora sea alcalde.

La trama, que acaba de iniciar su segunda temporada, se desarrolla en un entorno rural idílico con problemas personales, hijos ilegítimos y absurdas tramas. Lo suficiente para salir de la rutina, no solo vital, sino también televisiva llena de productos densos y con intención de permanecer en el tiempo. 4 estrellas no. Su intención no es otra que entretener un rato, harto difícil para un producto televisivo que tiene como objetivo no cansar y mantener una cuota de pantalla que haga suficiente su rodaje. Para mi lo logra. Un reto eso de dedicar un rato a ver varios días a la semana una serie que se que no me va a aportar nada más que eso, pasar un rato. Y no me quejo.

Óscar C.