Sin duda esto que escribo es fruto de una deformación «profesional«. Y es que como uno ha tenido algunas responsabilidades de gestión en condiciones de «minoría absoluta«, pues algo sé de lo que voy a comentar: me sorprende, cuando no irrita, la vocación propagandística como eje único y básico de gobierno y oposición. Tanto monta monta tanto.

Anuncios pomposos sobre leyes o proyectos que no están ni en borrador en word, de los que no se sabe si se van a llegar a redactar alguna vez, ni siquiera si se van a lograr aprobar en sus procedimientos iniciales sin mostrar tampoco con qué informes cuentan y de las que no se sabe si va a contar con los votos suficientes para que el órgano oportuno -dado que no se ha negociado nada con quien tiene la llave- la respalde y ya para cerrar el círculo del despropósito la oposición -por poner un ejemplo cercano- te anuncia recursos en contra sobre algo que no existe.

¿Resumen? Se vende humo con pólvora ajena. Y claro, las consecuencias en el corto plazo son unos cuantos minutos de gloria en los informativos pero la experiencia dice que cuando se hacen anuncios fantasma sobre las cosas que importan, las que tratan de lo de comer y vivir –lease vivienda, sanidad, pensiones…– que repercuten en la vida cotidiana de la gente… pues cuando luego -como pasó con la renta básica o miles de anuncios que han fracasado o duermen el sueño de los justos- la pomposidad no se convierte en algo tangible a los ojos y en los bolsillos de la gente –la gente, el pueblo…– pues llega la desafección, el desencanto y la sorpresa e indignación de los bienpenantes porque la gente –sí la gente común– ponga sus ojos en propuestas políticamente incorrectas y a veces su voto en opciones tildadas de populistas. Populismo frente a populismo. ¿Y de qué se quejan?

PD: Este artículo de Ignacio Varela ilustra bastante bien una mirada general que es adaptable a una parte importante de la gestión pública. Y explica de forma certera los motivos y el relato que nos ha llevado a la desafección a algunos, entre otros el que esto firma..